• Selene Orega

Páginas contra pantalla: Harry Potter

Actualizado: 20 nov 2021

Harry Potter es una de las sagas más importantes de los últimos años, tanto literaria como cinematográficamente.

Cuando lanzaron las películas, las novelas aún no estaban terminadas, así que el auge aumentó al seguir una historia de la que se desconocía el final. Además, logró crear una conexión con los niños-adolescentes de la época, ya que iban viendo el crecimiento de los protagonistas a la par del de ellos.

Y a pesar de que las películas son fuertemente elogiadas (al menos la mayor parte), es evidente que hay cosas que se quedaron fuera de pantalla para que el tiempo no se comiera la historia general, ya que conforme la historia avanza, los libros son cada vez más chonchos y creaba conflicto poder mostrar todo lo que se encontraba en las páginas, tema por el cual, al final, el libro 7 fue dividido en dos películas.

A continuación, se comparten escenas y características que fueron omitidos o modificados en la versión cinematográfica, siendo una pena haberlos pedido en la adaptación.


EL SURGIMIENTO DEL SEÑOR TENEBROSO

Este es un tema de importancia primordial, ya que Voldemort es el antagonista absoluto de la historia y merecía que su historia fuera explicada un poco mejor en pantalla.

Las películas nos muestran lo básico de él: Que creció en un orfanato; que resurgió en la tumba de su padre, quien era muggle; y que creó los horrocruxes para no morir.

En los libros se da más seguimiento al perfil de Tom Riddle, haciéndonos entender por qué tomó el camino de la oscuridad.

En el libro 4, cuando resurge, además de saber que su padre era muggle, se menciona que abandonó a la madre de Voldemort cuando se enteró que era una bruja, dejándolo morir sola al momento del parto. Él lo buscó años después y lo mató.

En el libro 6, tenemos mucha información importante de Voldemort que no fue explicado en la película, todo un trasfondo de su vida. Conocemos todo ello a través del pensadero, ya que Dumbledore ha ido recopilando pensamientos durante los años para crear todo un esquema del pensamiento de Tom Riddle, y así encontrar los horrocruxes.

Primeramente, sabemos que su madre vivía en Pequeño Hangleton y su nombre era Mérope. Era hija de Marvolo Gaunt, quien poseía el anillo con el escudo de los Peverell y el guardapelo, situándolos como descendientes directos de Slytherin.

Mientras vivían ahí, Mérope se enamoró de Tom Riddle, un muggle adinerado que pasaba frecuentemente por el camino donde se encontraba la casa de los Gaunt. Su padre y su hermano creían su interés deshonroso, además de que la maltrataban, logrando que Mérope ejerciera pobremente la magia.

Cuando ambos hombres fueron encerrados en Azkaban, ella usó una poción de amor para que Tom se enamorara de ella. Se casaron y ella quedó embarazada; sintiéndose segura de que todo iría bien, dejó de darle la poción, pero él la abandonó.

Mérope vendió el guardapelo en Borgin y Burkes y llegó en nochevieja al orfanato, donde murió una hora después de tener al bebé. Indicó que quería que se llamara Tom Marvolo Riddle por su padre y su abuelo (el nombre oficial es inglés es Tom Sorvolo Ryddle) y se menciona que heredó lo guapo de su padre.

Cuando Dumbledore lo buscó en el orfanato, Tom lo recibió con mandatos y gritando, pensando que era del manicomio. Cuando le explicó que iba de una escuela de magia, Tom le dijo que ya comprende lo que puede hacer: Mueve cosas sin tocarlas, los animales hacen lo que quiera y puede dañar a los que lo molestan. De hecho, la encargada le menciona a Dumbledore que, en un viaje, les hizo algo a un par de niños en una cueva lejana y no volvieron a ser iguales.

Dumbledore encuentra cosas robadas en el armario y le pide que las devuelva, indicándole que en Hogwarts eso no es tolerable y que debe apegarse a las leyes de los magos. Sin embargo, a pesar de no saber en qué se convertiría Tom, quería observarlo de cerca, porque ya manejaba la magia con conciencia, para dominar o asustar, y le gustaba ser único, una celebridad y no compartir con nadie; las cosas robadas eran trofeos de su bravuconería, además, le gustaba recoger y guardar cosas.

El sombrero lo colocó en Sytherin apenas al rozarlo. Tom se portaba bien en la escuela y se ganó a los profesores, pero siempre fue cuidadoso con Dumbledore. Se hizo de compinches y cosas malas pasaron durante su estancia en Hogwarts, aunque nunca fueron inculpados.

Él estaba obsesionado con sus orígenes, pero al no encontrar nada sobre su padre, buscó por la línea materna, encontrando su relación con Sytherin, así que buscó a los Gaunt. Encontró a Morfin Gaunt, su tío, quien perdió el conocimiento después de revelarle quién era su padre; cuando despertó, ya no tenía el anillo. Voldemort mató a su padre y su familia e inculpó a Morfin por ello.

Tom pidió ser profesor de «Defensa contra las artes oscuras», porque le gustaba Hogwarts, además, quería seguir investigando sobre magia antigua y poder tener influencia sobre los alumnos; el puesto le fue negado, así que comenzó a trabajar en Borgin y Burkes.

Tom halagó por algún tiempo a una bruja llamada Hepzibah Smith. Dos días después de que él supo que tenía la copa de Hufflepuff y el guardapelo de Slytherin, la encontraron muerta y culparon a la elfina de la bruja. Tom dejó el empleo después de eso.

Pasaron 10 años y Tom regresó a Hogwarts; ya no tenía un rostro atractivo. Dumbledore ya era director y le solicitó el puesto de profesor de nuevo, pero Dumbledore se lo negó. Desde esa ocasión, el puesto de profesor de «Defensa contra las artes oscuras» nunca permanecía ocupado.

En el libro se explica claramente qué es un horrocrux: Un objeto donde se esconde parte del alma; se crea al matar, ya que el alma se desgarra y es posible fragmentarla para crearlo. Voldemort usó ese método porque no dependía de nada más para crearlo (a comparación, por ejemplo, de una piedra filosofal).

Con esa información, sabemos en base a qué decidió elegir los objetos: Tomó un objeto de cada fundador (menos de Gryffindor, porque no pudo obtener la espada), porque la escuela fue su hogar, y artículos que lo relacionaban con su familia, para declarar su linaje descendiente de Slytherin.

Al final del libro 6, se menciona que Voldemort no siente cuando un horrocrux es destruido, situación que se confirma cuando el trío asalta Gringotts pare tomar la copa, ya que, al enterarse, Harry siente su enojo y su terror al saber que han descubierto su secreto y va a asegurarse de que el último horrocrux siga en su lugar: En Hogwarts.

Los lugares elegidos para esconderlos también tienen relación a la vida de Voldemort: Hogwarts, que fue como su hogar; la cueva, donde atormentó a los niños del orfanato; y la cámara de los Lestrange, porque ellos fueron quienes lo buscaron cuando cayó, además de que consideraba a Gringotts como símbolo real de ser mago.

El mago más tenebroso de la historia mágica estaba muy influenciado por todo lo sucedido en su vida, no únicamente lo hizo por alcanzar el poder, dándole, precisamente, un toque de lo que siempre rechazó: Humanidad.


LOS SECRETOS DE DUMBLEDORE Y SU RELACIÓN CON HARRY

Otra de las cosas que perdimos en las películas fue la esencia y la historia de Dumbledore. Si bien vemos que es algo bromista, en la versión de cine en ocasiones llega a parecer indiferente o con tendencia a alterarse (como cuando Harry fue seleccionado como campeón), aunque quizá el cambio de actor tuvo algo que ver.

Durante los años de Harry en Hogwarts, vemos que Dumbledore es cordial con él, trata de protegerlo, enseñarle lo más que puede y darle tranquilidad, dentro de lo que es posible. Esto logra que Harry se encariñe con el profesor, le tenga plena confianza y le sea totalmente leal.

Para el año 5 de Harry, es cuando él y Dumbledore tienen la plática que hará que estén más unidos que antes, ya que deben encontrar la forma de derrotar a Voldermort.

Después de la pelea con Voldermort y sus mortífagos en el Ministerio de Magia, Dumbledore le dice a Harry de qué trata la profecía y le dice que está a salvo en Privet Drive porque aún lo llama hogar, está protegido por la sangre de su madre a través de su tía.

Dumbledore le explica que podía haber sido él o Neville, ya que ambos encajaban con las características, pero que Voldemort selló la profecía al escogerlo como su igual. Le explica a Harry que por eso no pudo poseerlo más, por su buen corazón, porque es algo que Voldemort detesta.

Finalmente, Dumbledore le dice que no lo nombró prefecto porque ya tenía demasiadas responsabilidades y quería quitarle algo de peso, luego llora ante Harry, mostrándole que también hay fragilidad en él.

En el libro 6, «El misterio del príncipe», Dumbledore va por Harry a Privet Drive. Antes de marcharse, le dice que Sirius le heredó todo y para saber si Grimmauld Place le pertenece, hace aparecer a Kreacher; cuando Harry le da una orden, y él obedece, saben que es su legítimo dueño.

Harry le comenta que ya no le ha dolido la cicatriz y Dumbledore le dice que Voldemort está usando Oclumancia, porque se dio cuenta que era peligroso dejarlo ver sus pensamientos. Después de que visitan a Slughorn, lo lleva a La Madriguera y antes de entrar, le dice que debe confesarles a Ron y a Hermione de la profecía, que no debe aislarse.

Dumbledore le indica que le dará clases, pero realmente sus sesiones son para desentrañar la vida de Voldemort y localizar los objetos que ha elegido como horrocrux. Después de algunas de ellas, Harry le reclama por confiar en Snape, pero Dumbledore le dice que no discutirá el tema con él y lo hace continuar con la misión (recuperar el guardapelo).

La escena de la muerte de Dumbledore fue retratada casi igual, pero en las películas se omitió el funeral.

Para el libro 7, las películas se enfocaron en la búsqueda de los horrocruxes, lo cual es lógico, pero de nuevo, se tragaron la historia de orígenes de Dumbledore, y que precisamente lo mostraba como alguien más vulnerable, no sólo el mago poderoso que Harry y los demás alumnos veían.

En el libro, «El profeta» publica un artículo llamado «Remembranza de Albus Dumbledore» por Elphias Doge, en el que se indica que se hicieron amigos porque ambos llegaron a Hogwarts en situaciones desfavorecedoras, en el caso de Albus, porque su padre había sido enviado a Azkaban por asesinar a tres muggles. Sin embargo, Dumbledore hizo desaparecer la sombra de esa noticia al ser el alumno más inteligente de Hogwarts y que dadas las diferencias entre él y su hermano Abeforth, se llevaban lo mejor que podían. Al terminar Hogwarts, irían a un año sabático para conocer el mundo, pero su madre, Kendra, murió y se quedó al frente de su familia. Antes de que acabara el año, su hermana Ariana también murió.

En la boda de Bill y Fleur, la tía Muriel se sienta al lado de Harry y le cuenta que Ariana era una squib y que Kendra la mantenía encerrada para ocultarla. También le dice que culparon a Dumbledore de su muerte, que incluso su hermano, Abeforth, le rompió la nariz en el funeral por eso mismo. Al final, Harry se entera de que vivieron en Godric’s Hollow.

A la vez, Rita Skeeter lanza un libro biográfico de Dumbledore, donde salen a la luz partes de su vida que sorprendieron Harry y que lo hacen dudar de si realmente era una persona confiable o cuánto lo conocía en verdad.

A través del libro de Rita, descubre que Grindelwald y Dumbledore fueron amigos cercanos de adolescentes y que en una carta de Albus, él da a entender que cree que deben gobernar a los muggles, lo que dio pie para el lema que Grindelwald usaría en sus masacres años después.

El final de la historia de Dumbledore es contado por Abeforth cuando los ayuda a esconderse una vez que aparecen en Hogsmeade. Abeforth les cuenta que cuando Ariana tenía 6 años, tres muggles la vieron hacer magia y como ella no pudo enseñarles o explicar cómo lo hacía, le hicieron cosas terribles, lo que provocó que no volviera a ser la misma.

Ariana se negaba a usar magia, pero no podía deshacerse de ella, lo cual la enloqueció y la orilló a hacer cosas peligrosas. Cuando su padre se enteró de lo sucedido, buscó a los muggles; fue mandado a Azkaban por matarlos, pero nunca dijo el motivo del asesinato, porque sabía que habrían mandado a Ariana a San Mungo, ya que no podía controlarse.

A diferencia de la película, donde se menciona que Ariana sentía devoción por Albus, en el libro, Abeforth les dice que él era su favorito, porque Albus nunca le ponía atención. En uno de esos arranques, Ariana mató a su madre. Cuando Albus se quedó a cargo, apareció Grindelwald y empezó a descuidarla, así que Abeforth se lo reprochó y se batieron en duelo los tres; Ariana, asustada, trató de ayudar, pero un hechizo la alcanzó y la mató, aunque nunca supieron cuál de ellos lo habían hecho.

Harry tiene la oportunidad de hablar por última vez con Dumbledore cuando Voldemort lo ataca. Dumbledore le explica que Voldemort destruyó el horrocrux que había en él, pero que no murió porque, al tomar Voldemort su sangre, el sortilegio de Lily seguía vigente y volvió a protegerlo. Cuando Voldemort tomó la sangre de Harry, hizo que su conexión se hiciera doble, por ello también afectó a sus varitas y produjo ese poder que no podía vencer.

Dumbledore, llorando, le pide perdón a Harry por ser egoísta. Le confesó que de joven quería reunir las reliquias y eso fue lo que lo unió a Grindelwald, pero después de la muerte de Ariana, no quiso continuar; también supo que solo él podía detener a Grindelwald y fue así como ganó la varita. Explicó que pudo usarla porque no la quería para matar, que la capa llegó a él cuando había renunciado a buscar las reliquias y que encontró la piedra en el anillo que le causó la maldición. Le dice a Harry que él es el verdadero señor de la muerte y que encontró las reliquias porque estaba dispuesto a sacrificarse; por último, le confiesa que no le contó sobre ellas por temor a que su interés fuera a cambiarlo, así que hizo las cosas más difíciles, pensado que Hermione le ayudaría a descifrarlo todo.

Al final, sabemos que en los libros, tanto el retrato de Albus como el de Snape decoran la oficina del director.


LA INTENCIONES SECRETAS DE SEVERUS SNAPE

La historia de Severus Snape es uno de los giros más inesperados de la saga, lo que logró que muchos fans dijeran que era un héroe, aunque el hecho de que hiciera cosas buenas, tampoco redime totalmente todas las cosas malas que realizó (e incluso J. K. Rowling lo puntualizó alguna vez).

En la película, a través de los recuerdos de Snape, vemos que era amigo de Lily desde niños y que el quinto año se distanciaron. También como pidió a Dumbledore que la protegiera y al haber fallado, Snape toma la decisión de servir a Dumbledore para mantener a salvo a Harry en honor a ella.

Sin embargo, en los libros, se detalla un poco más del trasfondo del personaje. En primer lugar, se autonombró «el príncipe mestizo» porque su madre se apellidaba Prince y, además, era hijo de una bruja y un muggle, que lo convertía en mestizo; su niñez estuvo lleno de violencia por el constante pelear de sus padres. Vivían en un barrio muggle y fue así que conoció a Lily y a Petunia, en quienes encontró un escape.

Snape las espiaba mucho antes de que siquiera Lily supiera de Hogwarts y cuando ella fue notificada de que era una bruja, le explicó cosas del mundo mágico, aunque le mintió al decirle que no importaba que sus padres fueran muggles.

Snape y Lily se topan por primera vez con James y Sirius en el tren y desde ese momento, ellos le apodaron «quejicus»; la situación sólo empeora cuando Snape y Lily son enviados a casas diferentes.

En años siguientes, tenemos una escena donde Lily le dice a Snape que no le gustan sus amistades, porque están usando magia oscura; como defensa, él trata de que Lily sepa que James y sus amigos tampoco son una maravilla, a lo que ella dice que ya lo sabe.

Después sucede la escena que vemos en la película, donde Snape es molestado por James con sus amigos siguiéndole los pasos; Lily lo defiende y él la llama sangre sucia. En el libro sabemos que Snape la buscó posteriormente y le pidió disculpas, pero Lily no lo perdonó, diciéndole que era porque aspiraba a ser un mortífago.

Sabemos en la película que Snape le pide a Dumbledore que ayude a proteger a los Potter, aunque no nos muestra que fue precisamente él quien le dijo a Voldemort sobre la profecía y que se arrepintió sólo cuando supo que iba tras los Potter; tampoco muestra que Snape pidió protección para Lily únicamente, a lo que Dumbledore le dijo que era despreciable que sólo velara por ella y no por su familia, así que Snape termina pidiéndole que los proteja a todos y a cambio él hará lo que le pida.

Tras la muerte de Lily y James, Dumbledore le dice a Snape que debe ayudar a cuidar a Harry para que su muerte no sea en vano; él acepta, pero le hace prometer que jamás va a decirlo.

A pesar de su promesa, Snape no se la puso nada fácil a Harry durante su estancia en Hogwarts, aunque secretamente lo protegía. A pesar de que era hijo de Lily, no podía olvidarse de que también era hijo de James, a quien Snape nunca apreció; cree que Harry es como él, pero Dumbledore le dice que está viendo lo que desea ver.

Sabemos en las películas que Dumbledore siempre defendió a Snape, a pesar de que Harry se lo llegó a cuestionar muchas veces e incluso le confesó a su estudiante que Snape estaba resentido porque James le salvó la vida en una ocasión. En los libros, se percibe que realmente había un lazo de lealtad entre Dumbledore y Snape tras lo que les sucedió a los Potter e, incluso, a pesar de sus malos modos, Snape siempre está atento del director, hasta el punto de regañarlo por haber usado el anillo que lo maldijo. Por esa razón, Dumbledore le confió su muerte a él, porque le dijo que sabía que lo haría rápido y sin tortura.

Dumbledore siempre fue intermediario entre Harry y Snape, dándoles la información que necesitaba saber cada uno. Por encargo de él, de hecho, fue que Snape reveló la fecha correcta del escape de Harry de Privet Drive en el año 7; Snape, a través de Mundungus, pasó el dato y sugirió que debían usar los Potter falsos, pero haciéndole olvidar que fue idea de él. Entregar la espada también fue un mandado de Dumbledore, pero indicándole que tenía que hacérselas llegar en situaciones adversas para que Voldemort no sospechara.

Snape tenía el mismo patronus de Lily, haciéndonos saber que, a pesar de los años, jamás dejó de amarla. En la película, Harry lo menciona como algo “curioso”, pero en el libro, él es totalmente consciente del motivo de Snape para todo lo que hizo y no repara en echárselo en la cara a Voldemort en su último duelo, diciéndole que él siempre amó a su madre y por eso espiaba para ellos.

Snape no era un héroe, pero hizo lo mejor que pudo para tratar de redimir su error. Es precisamente por eso que, al final, Harry queda en paz con él e incluso nombra a uno de sus hijos con su nombre.


CONOCIENDO A LOS MERODEADORES

Los merodeadores fueron casi totalmente excluidos de la versión cinematográfica y es algo que los fans de los libros extrañaron.

Se hace mención a ellos en la película 3, cuando Lupin es profesor y le dice a Harry que conoció a sus padres. Posteriormente, sabemos la realidad de Peter y Sirius, pero no llega a más. Volvemos a ver un destello de ellos en el quinto año, cuando Harry, a través de los recuerdos de Snape, ve como lo molestaban.

Eso es todo. Y aunque ciertamente en los libros no encontramos muchísima información sobre ellos, por lo menos sabemos su origen, algo que no se mostró en las películas.

En el libro «El prisionero de Azkaban», la primera información que tenemos es lo que todos sabían hasta entonces: Los Potter hicieron el encantamiento Fidelio (que hace que sólo la persona que sabe el secreto lo puede divulgar) y escogieron a Sirius, quien los entregó a Voldemort. Hagrid menciona que Sirius llegó a casa de los Potter después del ataque y quería llevarse a Harry, pero al final dejó que él se lo llevara en una motocicleta que le regaló.

Cuando Lupin le confisca el mapa a Harry, le dice que sabe quienes lo crearon y es él quien ve a Pettigrew en él.

El curso de la historia sigue y es hasta la fatídica noche en que todos se reúnen en la casa de los gritos que Harry y sus amigos se enteran de la verdad.

Lupin explica que la casa de los gritos tiene ese nombre debido a él, ya que gritaba cada vez que tenía su transformación a hombre lobo. Entonces Dumbledore plantó el sauce boxeador para que nadie lo encontrara, pero sus amigos se enteraron y se convirtieron en animagos para acompañarlo, porque descubrieron que Lupin era peligroso sólo con los humanos. Estando todos en forma animal, paseaban por los alrededores y Lupin ya no se encontraba solo en las noches de luna llena.

Posteriormente, Snape se enteró de lo del sauce boxeador. Sirius le dijo que debía tocar un nudo del árbol para detenerlo (lo cual era cierto), pero jamás le mencionó lo peligroso que era intentarlo en primer lugar, así que cuando trató de acercarse, estuvo a punto de morir; fue James quien lo detuvo y le salvó la vida (algo que causaría el odio de Snape para siempre), pero de cualquier manera, se enteró de la condición de Lupin.

Cuando regresan a Peter a su forma humana, él niega su traición. Sirius se siente culpable, ya que él convenció a Lily y James de cambiar al guardián, para que no fuera evidente que lo habían escogido a él. También explica que pudo escapar de Azkaban al convertirse en perro, porque los dementores no entienden las emociones de los animales.

La otra parte de la historia de los merodeadores la vemos en «La orden del fénix». Básicamente es la historia que nos muestran en la película, pero en el libro, sabemos que James va a molestar a Snape porque Sirius dice que está aburrido. Lily llega a defenderlo, pero Snape la llama sangre sucia, así que finalmente Lily dice que tanto él como James son detestables.

Después de ver esos recuerdos, Harry se encuentra bastante inquieto, pensando que quizá Snape tenía razón para hablar así de su padre y sus amigos. Al final, termina contándoles a Lupin y a Sirius lo que vio en los recuerdos y ellos dicen que James tendía a hacer tonterías cuando Lily estaba cerca porque le gustaba, pero que con el tiempo maduró y comenzó a salir con Lily en séptimo año.

En el resto de la historia, sólo tenemos destellos de lo que era la relación entre ellos, incluso fuera de Hogwarts (una de los recuerdos mencionados es que Sirius le envía su primera escoba a Harry cuando era bebé) y como encontraban la forma de seguir pasando tiempo juntos, hasta que Voldemort quebró todo.


DRACO MALFOY, ¿REALMENTE ENEMIGO DE HARRY?

Sabemos de la rivalidad eterna entre Draco y Harry, aunque en los libros hay momentos más puntuales sobre el desarrollo del heredero de los Malfoy.

En el libro 1, Harry conoce a Draco en la tienda de túnicas Madame Malkin y desde ahí lo encuentra desagradable, ya que no deja de alardear. Su siguiente encuentro en es el tren, donde Harry rechaza su compañía y, tras ello, Draco comienza a buscarle pelea.

En el libro 2, durante su encuentro en la librería, Draco se queja de que los profesores tienen preferidos (mencionando a Hermione), pero su padre le responde que debería estar avergonzado de que una chica que no tiene padres magos lo supere. Con este comentario, se va mostrando la presión que Lucius hace en Draco cada vez que tiene la oportunidad.

En el libro 4, mientras ocurre el ataque en el mundial de quidditch, el trío de oro se topa con Draco, quien les dice que deberían estar escondiéndose, porque están buscando a los muggles (e irían tras Hermione); Harry, molesto, le dice que seguramente sus padres están usando máscaras esa noche, pasando de largo la advertencia.

Cuando el torneo ya se está llevando a cabo, Draco ofende a Molly Weasley, a lo que Harry sale a su defensa:

—¡Ah, Potter! Tú has pasado el verano con ellos, ¿verdad? —dijo Malfoy con aire despectivo—. Dime, ¿su madre tiene al natural ese aspecto de cerdito o es sólo la foto? —¿Y te has fijado en tu madre, Malfoy? —preguntó Harry. Tanto él como Hermione sujetaban a Ron por la túnica para impedir que se lanzara contra Malfoy—. Esa expresión que tiene, como si estuviera oliendo mierda, ¿la tiene siempre o sólo cuando estás tú cerca?

La pelea que termina con Draco convertido en hurón es muy diferente en la versión cinematográfica.

El siguiente gran cambio es en el libro 6. Nadie le presta atención a Harry cuando les dice que ahora Draco es un mortífago y ha tomado el lugar de su padre, algo que en realidad sí pasó, pero también sabemos, más adelante, que todos los planes de Voldemort para Draco es una venganza por las faltas de Lucius.

Harry escucha que Snape le ofrece ayudarlo, pero Draco le dice que puede hacer la misión encargada y que sólo está tratando de arrebatarle la gloria. En esta escena sabemos también que Bellatrix le enseñó Oclumancia a su sobrino, siendo, evidentemente, mejor alumno de lo que Harry fue.

Ron y Harry se encuentran a Myrtle en el baño de hombres (lo cual es inusual, siempre estaba en el de las chicas), así que ella les explica que esperaba a un chico, alguien que la comprende y a quien no le da pena hablar de sus sentimientos y llorar. Harry descubre, tiempo después, que es Draco a quien Myrtle se refería, pues lo encuentra llorando en el baño, a la vez que menciona que, si no logra hacerlo, él lo matará. Al darse cuenta de la presencia de Harry, se baten en duelo y Draco queda malherido.

El final del libro 6 es muy diferente a la versión de cine, ya que hay una batalla campal a través del castillo debido al plan que realizó Draco. En la torre, frente a Dumbledore, él confiesa que ha usado a Rosmerta para ayudarlo, ya que la tiene bajo una maldición imperius y le daba órdenes a través de una moneda mágica (como el ED se llegaba a comunicar). Vemos que, a pesar de las marchas forzadas, Draco fue lo suficientemente inteligente para desencadenar los hechos que Voldemort esperaba.

En la película, Hermione le pregunta a Harry si cree que Draco se hubiera atrevido a matar a Dumbledore, a lo que él contesta que no. Sin embargo, en el libro, también es mencionado que Harry incluso sintió lastima por Draco por lo que Voldemort lo obligaría a hacer.

En el año 7, a través de la conexión que tiene con Voldemort, Harry ve como el Señor Tenebroso hace que Draco torture al mortífago al que vencieron en la cafetería.

Cuando Harry y sus amigos son capturados y llevados a la mansión Malfoy, vemos a Draco dudar de nuevo ante su deber. Para ese entonces, Harry tenía una naciente barba y el cabello hasta los hombros, lo cual escondía más su posibilidad de que lo descubrieran, pero aún era reconocible para alguien que lo conociera; Draco dice no saber si es Harry ni confirma la identidad de Hermione o Ron, a pesar de que ellos tienen su físico normal.

Draco trata de alejarse de la pelea final, aunque siempre es atraído hacia Voldemort, lo quiera o no. Al final, la familia Malfoy se va, quebrando sus lazos con los mortífagos.

En el epílogo, vemos como Draco le da un ligero saludo al trío de oro, dando a entender que, aunque no son amigos, están en términos aceptables y estables.

Draco ciertamente no era un alumno modelo, pero durante la saga, podemos ver que muchas veces no pudo hacer sus propias elecciones y estuvo cargando un deber que le otorgó su familia; de no ser por ello, quizá sus relaciones con otros magos hubieran sido diferentes.


EL ELEGIDO… Y EL QUE CASI FUE ELEGIDO

Neville Longbottom es un personaje que tuvo un gran crecimiento durante la saga, aunque en las películas a veces no se le da tanto enfoque. Y, sobre todo, se dejó totalmente de lado que pudo haber sido el elegido en lugar de Harry.

En el libro 1, Neville trata de impedir, junto con Hermione, que Harry y Ron vayan al duelo de medianoche que lanzó Draco, aunque al final, todos terminan yendo y cayendo en la trampa de Malfoy; además, es Neville quien va al bosque prohibido, ya que Ron estaba herido.

Neville es atolondrado, eso seguro, y en el libro 3, es por un descuido de él que Sirius puede entrar a la sala común de Gryffindor, ya que ha escrito las contraseñas en un papel (para no olvidarlas) y termina en manos de Sirius. Aún así, es él quien vence finalmente al boggart de la clase de Lupin.

En el libro 4, Harry se entera de que los padres de Neville fueron torturados hasta la locura, aunque decide no comentarlo, ya que si él no ha dicho nada al respecto, cree que es mejor mantenerlo en secreto.

En la película 5, Neville le dice que está orgulloso de sus padres, pero que no está listo para compartir lo que pasó con los demás. Sin embargo, en el libro, Ron, Hermione y Ginny se enteran de lo que les pasó porque se topan a Neville y a su abuela en San Mungo cuando van a ver a Arthur; ella les cuenta todo y le dice a Neville que debería estar orgulloso de todo.

En este año, también sabemos que Neville y su abuela apoyan totalmente a Harry, que él mejoró mucho en el ED después de que Bellatrix escapó de Azkaban y que, al final, él rompió la esfera de la profecía.

Neville nunca se enteró de qué iba la profecía, pero él fue, en algún momento, parte de ella. La profecía era la siguiente: «El único poder para derrotar al Señor Tenebroso se acerca… nacido de los que lo han desafiado tres veces, vendrá al mundo en el séptimo mes… y el señor tenebroso lo señalará como su igual, pero él tendrá un poder que el Señor Tenebroso desconoce… y uno de los dos deberá morir a manos del otro, pues ninguno de los dos podrá vivir mientras el otro siga con vida… el único con poder de derrotar al Señor Tenebroso nacerá al concluir el séptimo mes».

La profecía nunca habló de Harry como tal, sino de un niño nacido en el séptimo mes, con padres que habían desafiado a Voldemort tres veces, lo que reducía las posibilidades a dos niños: Neville, nacido el 30 de julio y Harry, nacido el 31 de julio. Neville dejó de ser parte de la profecía cuando Voldemort fue tras los Potter, ya que, con ello, eligió a Harry como su igual. Sin embargo, si los Potter no hubieran tenido un hijo, le profecía hubiera caído sobre los hombros de Neville.

Es quizá por ello que, al final, vemos la valentía de Neville, lo que lo corona como un orgulloso Gryffindor. Él fue de los alumnos que se revelaron en último año, apoyando a Harry en Hogwarts, cuando ya estaba en manos de Voldermot; además, desafía directamente al Señor Tenebroso al decirle que jamás aceptará estar en Slytherin y es por ello que el sombrero seleccionador le permite usar la espada de Gryffindor y con ella, matar a Nagini.

Al final, termina siendo el profesor de Herbología de Hogwarts, un talento que ciertamente le era innato.


EL TRÍO DE PLATA

En este mundo mágico, Harry, Ron y Hermione son conocidos como el trío de oro, pero también existe el trío de plata, conformado por Ginny, Luna y Neville.

Ginny, por ser una Weasley, estuvo en contacto con el trío de oro desde el inicio, pero fue haciéndose más apegada a ellos con el paso del tiempo, al igual que Neville. Cuando Luna aparece, el trío de plata queda formado.

Luna es presentada a los demás a través de Ginny en el tren. Hermione es pesada con Luna por sus ideas extravagantes, aunque a ella no parece importarle demasiado, ya que está acostumbrada a que la gente la moleste. A pesar de eso, no le impide decirle a Harry que ella le cree.

Estos tres chicos generan más lazos una vez que se unen al ED y ayudan a Harry a llegar al Ministerio de Magia, donde pelean con todas sus fuerzas contra los mortífagos.

Durante el año 6, el ED se ha desintegrado y Harry pasa mucho tiempo con Dumbledore para encontrar los horrocruxes, así que hay pocas interacciones con Ginny, Luna y Neville.

Sin embargo, para el año 7, una vez que Harry ha dejado Hogwarts, el trío de plata se encarga de apoyarlo en la escuela, a pesar de que ya está bajo el poder de Voldemort y sus mortífagos. Cuando Harry, Ron y Hermione están en el bosque, escuchan a través del radio que el trío de plata trató de robar la espada de Gryffindor de la oficina de Snape, evidentemente para tratar de hacérsela llegar a Harry.

Durante ese año de escuela, el trío de plata utilizó los galeones del ED (con los cuales los miembros eran avisados de las reuniones) para comunicarse entre ellos y hacer travesuras en Hogwarts. Sin embargo, después de Pascua, Ginny ya no regresó, porque los mortífagos ya sabían que Ron estaba con Harry, y Luna fue secuestrada para castigar a Xenophilius por su apoyo a Harry en «El Quisquilloso».

Así que Neville fue el único que quedó en Hogwarts. Sin Luna y Ginny, lo atacaron a él y también fueron tras su abuela, pero ella logró escapar y mandó al mortifago que la atacó a San Mungo. Debido a ello, querían expulsar a Neville, pero él se refugió en la sala de menesteres, donde después llegaron todos los miembros del ED que quedaban en la escuela.

Cuando Harry, Ron y Hermione regresan a Hogwarts, Neville avisa a Luna y a Ginny. Luna llega con Dean, luego llegaron Ginny, los gemelos, Lee Jordan y Cho Chang, todos convocados por los galeones. Poco a poco, todos llegaron a la sala, incluidos los miembros de la Orden de Fénix, ya que Neville había convertido la sala de los menesteres en un tipo de cuartel, esperando a que Harry volviera.

Cada uno de ellos desempeñó un papel, quizá secundario, pero que al final ayudó a Harry a derrotar a Voldemort.


LA NO TAN PERFECTA HERMIONE

Hermione Granger es uno de los personajes principales de la saga y sin duda uno de los más importantes para Harry. Sin embargo, en las películas le dieron una perfección que no tiene y, además, hasta le otorgaron diálogos importantes que no le correspondían.

En el libro 1, «La piedra filosofal», cuando el trol ataca, Hermione está petrificada y es Ron quien directamente conjura el Wingardium Leviosa, a diferencia de la película, donde él no sabe qué hacer y ella le pide que use el hechizo.

Al final del libro, cuando se ven atrapados por el lazo del diablo, tampoco estaba tan tranquila como en la película. Cuando Ron le pide que haga fuego, tenemos el siguiente diálogo:

—Sí… por supuesto… ¡pero no tengo madera! —gimió Hermione, retorciéndose las manos. —¿TE HAS VUELTO LOCA? —preguntó Ron—. ¿ERES UNA BRUJA O NO? —¡Oh, de acuerdo!

En el libro 2, «La cámara secreta», Hermione desconocía el significado de «sangre sucia», es Ron quien les explica a ella y a Harry lo que Draco ha querido decir con la expresión. Así mismo, es Ron quien le dice a Harry que escuchar voces no es normal y le explica todo acercar del pársel.

En el libro 3, tenemos una de las diferencias más grande respecto a ella. Harry recibe la saeta de fuego como regalo de navidad; Hermione le dice que no debería usarla porque la forma en que la recibió es sospechosa y termina diciéndoselo a la profesora McGonagall, quien confisca la escoba. A raíz de eso, Harry y Ron se molestan con ella y dejan de hablarle, además de que Ron culpa a Crookshanks de matar a Scabbers.

Durante el tiempo en que permanecen distanciados, ella no mejor su actitud, ya que indica saber qué le pasa a Lupin, pero sin compartirles la información, además de que amenaza con contarle a la profesora McGonagall también sobre el mapa de los merodeadores. Es hasta que Hagrid pierde en el juicio de Buckbeak que ellos vuelven a hablar normalmente.

Para el tiempo en que Sirius se presenta ante ellos, es Ron quien grita que, si va a matar a Harry, debe matarlos a los tres. Y a pesar de que Harry regresa con el giratiempos de Hermione, él va solo a liberar a Buckbeak y está solo cuando conjura el patronus. Aparentemente, quisieron hacer más valiente a Hermione en la versión cinematográfica.

En el cuarto año, Hermione crea la P.E.D.D.O. (Plataforma Élfica de Defensa de los Derechos Obreros) para un salario digno y condiciones de trabajo justas para los elfos domésticos y, aunque la crea como una buena causa, finalmente termina convirtiéndose en una tortura para todos, ya que prácticamente obliga a todo el mundo a unirse, a pesar de que los elfos lo consideran un insulto; posteriormente, Hermione incluso deja prendas de ropa escondidos en la sala común para que los elfos las encuentren y queden liberados (aunque no sea lo que los elfos desean).

Para el año 5, podemos ver lo cuadrada que es. En el viaje en tren, cuando conocen a Luna, Hermione dice que el «Quisquilloso» es pura basura y no tiene reparo en comentar que los seres que Luna menciona con frecuenta no existen; ante esos comentarios, Harry la riñe y le dice que no insulte a las personas que creen en él, dejando claro que tenía que respetar ideologías diferentes a la suya.

En la película vemos cómo Hermione le dice a Harry que delate a Umbridge por el castigo que le está aplicado y es quien enumera lo que ha hecho Harry, explicando por qué lo consideran apto para enseñarles a defenderse. Sin embargo, en los libros es Ron quien realiza ambas acciones.

En el libro 7, cuando Ron pelea con Harry, le confiesa que Hermione también esta decepcionada, lo que demuestra nuevamente que ella no es un modelo de fortaleza inquebrantable.

Hermione es un pilar para que Harry logre salvar al mundo mágico, sí, pero en las películas trataron de mostrar a alguien que prácticamente nunca se equivocaba, cuando no era así. Al tiempo, trataron de rebajar al personaje de Ron, haciéndolo el amigo “tonto”, cuando en realidad, él le llevaba mucha ventaja de conocimiento a Hermione por haber estado desde siempre en el mundo mágico y es algo que es evidente sobre todo en los primeros años de escuela.

Los libros, precisamente, muestran un balance, sobre todo entre las interacciones de Ron y Hermione con Harry, por lo que hubiera sido apreciado que se reflejara de la misma manera en las adaptaciones al cine.


LA VIDA DE HARRY CON LOS DURSLEY

La vida de Harry con la familia de su tía fue un infierno, uno al cual hubiera querido renunciar en cuanto supo que era mago, pero sabemos, con el transcurso del tiempo, que esa casa era necesaria para la protección de Harry.

Sabemos por las memorias de Snape (en los libros), que Petunia quería ir a Hogwarts con Lily, incluso le escribió a Dumbledore para que le permitiera asistir, pero al ser rechazada, se enfocó en decirle a su hermana que era un fenómeno y que no quería saber nada de su mundo.

Pero los Potter murieron y Petunia se convirtió en la única familia de Harry. Jamás recibió realmente afecto, porque Petunia seguía resentida por todo lo que había pasado entre ella y su hermana, y aunque ella parecía pedir internamente que Harry fuera normal, eso no sucedió.

Los cambios para con Harry se van desarrollan poco a poco a través de los libros, aunque realmente las mejoras no fueron muchas.

En el libro 1, sabemos que cambian a Harry de habitación debido a que la carta de aceptación de Hogwarts decía que él vivía bajo las escaleras y ellos, sintiéndose observados, le otorgaron, a regañadientes, la habitación que Dudley usaba para sus juguetes. Al final de ese año, van a recoger a Harry al andén, conociendo a los Weasley y a Hermione, de quienes no tienen mejor opinión que de su sobrino.

Sabemos los problemas que hubo con Dobby en el año 2 y con la tía Marge en el libro 3, además de que en los libros se menciona que Harry tenía que hacer las tareas a escondidas, porque sus tíos le prohibían el uso de su material mágico en su casa y no permitían a Hedwig salir con frecuencia, por temor a qué dirían los vecinos.

Para el año 4, Molly le escribe a los Dursley para pedirles que dejen ir a Harry con ellos al mundial de quidditch. Arthur y los gemelos aparecen en Privet Drive a través de los polvos flu y, antes de marcharse, Fred le da un dulce a Dudley que le hace crecer la lengua. Esa visita sólo logró enemistar más a los Dursley con el mundo mágico.

En el año 5, tras el ataque de los dementores, Dudley les cuenta qué paso; Harry les dice que fueron los dementores y Petunia, a su pesar, afirma que tales seres existen. Harry les explica todo lo que ocurrió y que Voldemort ha regresado, provocando un susto a su tía. Vernon lo corre de la casa, pero Petunia recibe un vociferador que dice: «Recuerda mi última… Petunia», así que ella dice que Harry tiene que quedarse.

Para el año 7, los Dursley tienen que mudarse de Privet Drive. Al Harry cumplir la mayoría de edad mágica (17 años), se rompería el hechizo protector que había en la casa. Ese hechizo protector estaba ligado a un lazo de sangre, en este caso, Petunia, el cual funcionaría mientras Harry, dentro de las reglas, fuera aún menor de edad.

Sin hechizo protector, pensaron que Voldemort podría ir a torturarlos para conseguir información. Al explicarles todo y recordar el ataque de los dementores, Dudley dice que él se irá, a lo que Harry sabe que sus padres no lo dejarán solo e irán con él.

Cuando los Dursley están por irse, Dudley dice que no entiende por qué Harry debe quedarse y que no cree que él sólo ocupe espacio. Le dice que él salvó su vida y Harry se da cuenta de que ha tratado de no molestarlo desde el incidente. Al final se estrechan las manos y se despiden cordialmente. Ante ese gesto, Petunia rompe a llorar sobre su hijo.

Recordemos que Petunia le mencionó a Harry una vez: «¿Acaso crees que no sé de lo que son capaces? Aquella noche en el Valle de Godric, no sólo perdiste a tu madre, yo perdí a mi hermana». Antes de irse de la casa, Petunia gira y parece que le dirá algo a Harry, pero al final, sólo le da un asentimiento de cabeza antes de irse.

La estancia de Harry nunca fue placentera, pero al final, terminaron teniendo una tregua por el bien de ambos lados. Estas escenas fueron filmadas, pero eliminadas en la edición final; hubiera estado perfecto dar esos minutos extras para cerrar ese ciclo en la vida de Harry.


LA REVOLUCIÓN DE LOS ELFOS

Jamás podremos olvidar a Dobby, que aunque al principio «ayudaba» de forma descuidada, se convirtió en un leal amigo de Harry y le ayudó a salir de más de un problema.

El debut de Dobby es en el año 2 de Harry en Hogwarts, aunque después de eso, lo vemos únicamente en la película 7, tanto al inicio como al final, donde salva a todos de la mansión Malfoy.

Pero Dobby, en realidad, tiene más protagonismo en la saga. Al igual que Kreacher, el elfo gruñón que servía a la familia Black.

Después de que Dobby es liberado en el libro 2, vuelve a aparecer en el libro 4. Harry conoce a Winky, la elfina de Crouch, quien le dice que Dobby quiere que le paguen por trabajar, cosa que los demás elfos domésticos desaprueban totalmente. Tras el degrado de Winky en el mundial de quidditch, tanto ella como Dobby terminan trabajando en Hogwarts (haciendo que Hermione finalmente sepa que hay elfos en la escuela y cree la P.E.D.D.O.).

Para navidad, Dobby le regala a Harry unos calcetines: Uno es rojo con una escoba y el otro es verde con una snitch. Dobby compró la lana con su sueldo y los tejió el mismo. Además, es Dobby quien despierta a Harry para presentarse a la prueba del lago, diciéndole que se han llevado a Ron y le entrega las branquialgas para que pueda respirar bajo el agua.

Para el año 5, Dobby sigue en Hogwarts y es quien recoge toda la ropa y los gorros que hay escondidos en la sala común, ya que los otros elfos no la visitan porque encuentran insultante lo que Hermione hace. De igual manera, es él quien le dice a Harry que Umbridge sabe acerca de la sala de los menesteres.

A la vez, conocemos en ese año a Kreacher, elfo doméstico de la casa Black, pero no tiene ningún afecto por Sirius, quien es dueño ahora de la casa en la que sirve. El mago tampoco lo tiene en buen concepto y le da mal trato. Debido a la mala interacción entre ellos, Kreacher aprovecha que Sirius le dice que se vaya y va a visitar a Narcissa, a quien le cuenta todo sobre él, además de que, cuando Harry trata de hablar con su padrino por los polvos flu, le miente y le dice que él no está, logrando que Harry se precipite y vaya a buscarlo al ministerio.

Para el año 6, Dumbledore le dice a Harry que ha heredado Grimmauld Place, con Kreacher incluido. Harry no deseaba quedárselo, pero vivir en la casa es lo único que el elfo desea, ya que tampoco le agradaba Harry como amo. Durante ese año, Dobby y Kreacher aparecen ante el llamado de Harry, aunque su elfo lo insulta, ganándose unos buenos golpes por parte de Dobby. Una vez que él los separa, les pide que espíen a Draco, aunque en realidad el que hace el trabajo es Dobby, quien le informa que Draco ha estado utilizando la sala de los menesteres, con Crabbe y Goyle vigilando disfrazados de niñas.

Para el año 7, cuando el trío se esconde en Grimmauld Place, ven que Kreacher sigue ahí. Al recordar que Kreacher solía tomar cosas y esconderlas, lo llaman y él les dice que Mundungus robo cosas de la casa. Luego les cuenta sobre Regulus, hermano de Sirius.

Regulus ofreció a Kreacher a Voldemort, quien lo utilizó para saber si las protecciones de la cueva donde dejaría el horrocrux funcionaban. Posteriormente, Regulus le pidió que lo llevara, se tomó la poción e hizo que Kreacher cambiara los guardapelos y que tratara de destruir el original, pero no pudo hacerlo. Harry le pide que encuentre a Mundungus y le regala el guardapelo falso, lo que logra que Kreacher los trate un poco mejor.

Dobby no aparece hasta que salva a todos de la mansión Malfoy, enviado por Abeforth. El elfo fue desarrollándose a través de la historia, por lo que se comprende más el dolor de Harry tras su muerte. Harry cava la tumba sin magia, con ayuda de Dean y de Ron. En el pequeño funeral, Harry le deja su chamarra, Ron le pone sus calcetines y Dean entrega un gorro; Luna dice algunas palabras y luego lo entierran. Al final, Harry pone sobre su tumba piedras con la leyenda: «Aquí yace Dobby, un elfo libre».

En cuanto a Kreacher, en el libro se menciona que aparece en la batalla de Hogwarts, liderando a los demás elfos domésticos contra los mortífagos. Al final, seguramente se quedó como sirviente de Harry, a quien parecía ya tener en estima.


EL AMOR ESTÁ EN EL AIRE

A pesar de que la historia tiene como punto principal la magia y todo lo derivado de ella, ciertamente hay muchas parejas que se formaron en el camino y que se ganaron el cariño de los lectores (y cinéfilos), así que no podían quedarse sin ser mencionados.

Las parejas dejadas en el olvido

Remus Lupin & Nymphadora Tonks

¿Qué tenemos de esta pareja en la pantalla? A Tonks diciéndole «cariño» a Lupin, ellos tratando de tomarse la mano en la batalla de Hogwarts y Harry diciéndole a su profesor que siente que no verá crecer a su hijo. Es todo.

Y aunque en el libro no se le dedique mucho tiempo de la historia a esta pareja, sí sabemos cómo se dio todo en términos generales, dándonos cuenta de que no todo fue miel sobre hojuelas.

En primer lugar, se omite que Tonks es hija de Andrómeda, hermana de Narcissa y Bellatrix. Tonks es despreciada por ellas por el hecho de que su madre se casó con Ted, mago nacido de muggles.

La primera aparición de Tonks, en ambas versiones, es en «La orden del fénix», pero queda relegada en las películas, casi tanto como Lupin. Sólo sabemos que es metamorfomaga y puede cambiar su aspecto a como lo desee, usando generalmente colores chillones en el cabello.

En el libro 6, «El misterio del príncipe», se nos presenta a un Tonks decaída, con el cabello castaño “ordinario” y con problemas para transformarse correctamente. Además, sabemos que su patronus ha cambiado a una figura deforme de cuatro patas.

Al acercarse la navidad, Molly Weasley le pregunta a Lupin por ella, pero él dice no saber nada. A su vez, Harry le dice del cambio de patronus de Tonks y Lupin le explica que eso suele pasar tras un trauma o conmoción, y todos piensan que es debido a la muerte de Sirius.

Al final del libro 6, cuando Bill es atacado y Fleur indica que aún se casará con él, Tonks le dice a Lupin que vea en ella un ejemplo y que entienda que ella lo quiere, a lo que entendemos, por fin, que todos sus cambios de humor eran debidos a ello. Lupin, por su parte, le dice que es viejo, pobre y un hombre lobo, que no tiene qué ofrecerle.

Para los inicios del libro 7, «Las reliquias de la muerte», durante la reunión de mortífagos de Voldemort, éste se burla de Bellatrix al decirle que su sobrina se ha casado con Lupin.

Posteriormente sabemos, a través de una visita de Lupin a Grimmauld Place (donde Harry se encuentra), que Tonks está embarazada. Y aunque parezca una buena noticia, él pide que lo dejen acompañarlos a su misión, pero Harry se niega, diciéndole que es un cobarde por huir mientras Tonks espera un bebé; antes de irse, Lupin dice que cometió un error, porque hará que sean unos marginados por su culpa.

No volvemos a saber de esa relación hasta que el bebé nace, llamado Ted, por el padre de Tonks, quien es asesinado durante la guerra. Lupin parece ahora feliz e indica que su hijo parece tener los poderes de Tonks. Nombra a Harry su padrino.

El final de la pareja se menciona en ambas versiones: Mueren en la batalla de Hogwarts.


Bill Weasley & Fleur Delacour

La relación de Bill y Fleur es mencionada de pasada en las películas, pero no sabemos de ellos hasta que son necesarios para la trama, tanto en su boda como cuando les dan refugió a Harry y sus amigos cuando escapan de la mansión Malfoy.

La primera aparición de ambos es en el libro 4, «El cáliz de fuego». Conocemos a Bill al inicio, ya que asiste con todos los demás al mundial de quidditch y, después del ataque, es quien explica que los seguidores de Voldemort se llaman mortífagos.

La primera interacción con Fleur se da cuando los campeones reciben la visita de sus familias. Molly y Bill van representando a la familia de Harry y es cuando Fleur vislumbra a Bill, ganándose su interés.

Para el libro 5, sabemos que Bill regresó a Londres para trabajar en Gringotts (y ayudar a la orden) y que está dando clases de inglés a Fleur, quien también trabaja ahí. Evidentemente, esto hizo que pasaran mucho tiempo juntos y comenzaran una relación.

En el libro 6, Bill y Fleur ya se encuentran comprometidos. De hecho, Fleur pasa un tiempo en La Madriguera, para convivir con la familia de Bill y organizar la boda, algo que fastidia a todas las mujeres en la casa (Hermione, Ginny e incluso Molly), quienes tratan de evitarla y hablan mal de ella a sus espaldas.

Al final de ese año, ocurre el ataque de Fenrir Greyback hacia Bill, el cual le deja la cara marcada y algunos gustos de hombre lobo (como comer la carne con sangre). Molly indica que es una lástima que tal accidente impida la boda, a lo que Fleur contesta, bastante molesta, que las marcas de Bill son una muestra de su valentía y que eso no hará que desista de la idea de casarse con él. Con esto, Fleur se ganó el respeto de la familia, quienes parecían tenerla en el concepto de quisquillosa y superficial.

Para el libro 7, tenemos la boda. Es entendible que en la película no se mostraran demasiados detalles, aunque en el libro podemos tener un panorama más amplio de cómo se organizó, los invitados y demás.

Como el trío de amigos huye, no sabemos de Bill y Fleur hasta que Ron regresa con sus amigos (usando el desiluminador) y les cuenta que mientras no estuvo con ellos, estuvo en la casa de Bill y Fleur, que es ahora el cuartel de La orden del fénix.

La casa de Bill y Fleur es modesta, alejada de todo el mundo y, cuando Harry y los demás necesitan un lugar para recuperarse después de los ataques en la mansión Malfoy, ellos no tienen problema en hospedarlos y ayudarlos a sanar, a pesar de que es una casa pequeña.

Una vez que dejan la casa, no tenemos más información de ellos, más que pelearon en la batalla de Hogwarts y tuvieron 3 hijos: Victorie, Dominique y Louis.


Relaciones desastrosas

Harry Potter & Cho Chang

El primer amor de Harry Potter. O algo así.

Cho es una estudiante de Ravenclaw que capta la atención de Harry en la cuarta película. La ve casi de pasada en el tren y luego la ronda para invitarla al baile de navidad del torneo, aunque ella rechaza la invitación porque alguien ya la invitó. Además de miraditas que le echa Harry de vez en cuando, no hay mucho entre ellos en el cuarto año.

Para el año cinco de Harry, es ahora Cho quien parece buscar la atención de él. Una vez que las clases del ED comienzan, es cuando hay una interacción entre ellos y así tengan su primer beso bajo un muérdago; sin embargo, el ritmo de la película (que no da tanta atención al romance), no permite conocer si algo más pasó entre ellos antes de que Cho fuera declarada la culpable de delatar al ED (y redimida cuando Snape dice que dijo todo por el veritaserum).

Durante la batalla de Hogwarts, sabemos que Cho está ahí y cruza unas palabras con Harry, pero nada más.

Sin embargo, el “enamoramiento” de Harry con Cho comienza en el libro 3, «El prisionero de Azkaban», cuando él se da cuenta de que ella es la buscadora de Ravenclaw. Harry la encuentra guapa, siente una sacudida en el estómago cuando la ve y se sonroja cuando ella le desea buena suerte en el partido contra Sytherin.

Con estas pequeñas pistas, no fue de sorprender que en el libro 4, Harry esté prendado de ella. Cho lo saluda en el mundial y le desea buena suerte en su primera prueba del torneo, razón por la cual, se decide a invitarla al baile, pero ella, sonrojada, le dice que irá con Cedric y que realmente lo siente. En el resto del libro, sólo hay destellos de celos de Harry hacia Cedric, sabiendo que es una interferencia entre él y Cho.

En el libro 5, Cho siempre buscar la manera de acercarse a Harry: Lo saluda en el compartimento del tren y en el pasillo mientras van a clases (aunque es abruptamente interrumpida por Ron con preguntas sobre su equipo favorito de quidditch).

Se habla del beso, pero además, sabemos que Harry y Cho van de cita de San Valentín a Hogsmeade. Se instalan en una cafetería llena de parejas, lo cual hace sentir a Harry incómodo y la situación no mejora cuando ella le pide que hablen de Cedric. Él le dice que no cree que sea lo mejor, pero Cho le reclama diciéndole que sí puede contárselo a Hermione; poco después, lo deja solo.

La relación termina de quebrarse cuando Marietta, amiga de Cho, da la información del ED. Cho va a disculpar a su amiga con Harry, argumentando que sentía mucha presión porque su madre trabaja en el Ministerio, a lo que él le responde que el padre de Ron también y no por eso reveló nada; Cho dice que es estuvo mal que Hermione haya puesto un maleficio (la palabra «soplón» a quien revelara el secreto) y Harry le dice que a él le pareció muy bien. Como él defendió a Hermione, Cho se va enojada.

Dejan de hablarse después de eso. En el partido de quidditch de Gryffindor, Harry la ve, pero ya no está seguro de seguir sintiendo algo por ella. Además, al final del año, se entera de que sale con Michael Corner, un ex de Ginny.

Después de ese quiebre, ellos no tienen interacción hasta el año 7 de Harry. Cho ya había salido de Hogwarts, pero asistió a ayudar cuando fueron llamados por las monedas encantadas del ED. Se ofrece a llevarlo a la sala común de Ravenclaw para que vea la estatua de Rowena, pero Ginny no lo permite y dice que Luna lo llevará, dejando claro que Cho ha quedado fuera de la jugada totalmente.


Ron Weasley & Lavender Brown

Lavender es, en realidad, una molestia en ambas versiones, aunque en el libro tenemos más detalles de cómo se llevaba la relación entre ella y Ron.

Mientras que en cine sabemos de ella hasta la película 6, siendo totalmente melosa y posesiva, en los libros aparece de vez en cuando en algunas escenas, e incluso, en el libro 4, se menciona que Lavender fue una posibilidad de cita para Ron para el baile, pero ella ya estaba comprometida a ir con Seamus.

En los libros, Lavender comienza a coquetearle a Ron al sonreírle cada vez que se lo encuentra, logrando que él responda el gesto en ocasiones.

Después de las pruebas, donde Ron es elegido, se nota el primer destello de celos de Lavender hacia Hermione, quien se va muy molesta cuando Hermione le dice a Ron que ha estado fenomenal.

En realidad, Ron decide aceptar salir con Lavender por una pelea que tuvo con Ginny. Cuando Ron encuentra a su hermana besándose con Dean, le reclama y le dice que no quiere que vuelva a hacer eso en público, a lo que Ginny le contesta, retadoramente, que sólo se molesta porque él no ha besado a nadie, que incluso Harry ya besó a Cho y Hermione besó a Viktor. Ron lo toma como desafío y decide hacerle caso a Lavender, que estaba más que dispuesta a salir con él.

La escena donde Hermione ataca a Ron con los canarios sucede en ambas versiones, sólo que en el libro, Hermione no acepta que Ron le gusta ni le hace saber a Harry que se dio cuenta de que a él le gusta Ginny.

Para efectos de lograr que Hermione se muestre interesada en Ron y que él termine con Lavender, en la película tenemos la escena de la enfermería, donde Lavender le reclama a Hermione por estar ahí cuando ni siquiera se hablaban, pero que ahora que algo le pasó, lo cree interesante; Hermione sale a la defensiva, diciendo que siempre ha pensado que es interesante, además, rematamos con el balbuceo de Ron donde nombra a Hermione. Pero claro, cuando Ron está recuperado, no recuerda nada de eso y no sabe cómo ha terminado con Lavender.

En el libro, no hay un enfrentamiento así, simplemente Ron finge estar dormido cada vez que Lavender va a verlo, lo que logra que ella atosigue a Harry preguntándole mil cosas, entre ellas, si Hermione ha ido a verlo; Harry le dice que sí, porque son amigos, y es cuando Lavender dice que lo hace porque ahora lo cree interesante.

El rompimiento definitivo se da cuando Ron sale de la enfermería y no le avisa a Lavender, pero sí se encuentra con Hermione. Además, los ve salir juntos de la sala común (aunque Harry iba escondido debajo de la capa), por lo que montó una escena y se separan definitivamente.


Amores secretos

Harry & Ginny

Esta pareja, en la pantalla, dio mucho de qué hablar, y no precisamente por buenos motivos.

En las películas, vemos a Ginny de niña teniendo un enamoramiento con Harry, que le impedía mencionar palabra enfrente de él, pero no hay ningún otro indicio de que pudieran terminar juntos. Y, repentinamente, en el sexto año de Harry, comienza a ver a Ginny con ojos de amor, y a sentir celos de que salga con Dean.

Ginny, en primer lugar, es un personaje pobremente desarrollado en las películas y tiene poca participación, cuando en los libros se menciona lo parlanchina que es, como no le importa maldecir y ponerse al tú por tú con nadie, ya que creció rodeada de hombres. Es una buena jugadora de quidditch y es bastante destacado en la historia escrita, ya que termina jugando de forma profesional después de Hogwarts, mientras que en el filme repentinamente vemos que es una de las jugadoras.

En la película, vemos torpes intentos de hacerlos tener conexión: Como Ginny abrazándolo al llegar a La Madriguera, dándole una galleta en navidad o acompañándolo a esconder el libro del príncipe mestizo a la sala de los menesteres, donde finalmente se besan.

En las últimas películas vemos otro beso y como ella “se alegra” cuando Harry llega a Hogwarts para la batalla. En realidad, ninguna de sus escenas nos hace sentir que se quieren.

En el libro, a pesar de que no fue tan obvio tampoco, por lo menos hubo pistas que te fueron guiando hasta llegar finalmente a la relación.

En el primer libro, se menciona la total adoración de Ginny hacia Harry. En el libro 2, Ginny es totalmente tímida frente a él y lo espía cuando está con Ron en La Madriguera. Para el libro 3, ella le regala una tarjeta a Harry tras su accidente en el partido de quidditch.

Para el libro 4, Ron sugiere que Harry vaya al baile con Ginny, pero ella ya ha aceptado la invitación de Neville, porque creía que de otra forma no podría ir. Esto, claro, no le impidió ponerse seria cuando se enteró que Harry había invitado a Cho.

En el libro 5 comenzamos a ver que Ginny comienza a tener más importancia y a mostrarse más segura respecto a Harry.

En primer lugar, Hermione les dice a sus amigos que sale con Michael Corner desde finales del año anterior, porque el enamoramiento hacia Harry se le ha pasado; Ron comenta que entonces entiende porque ya puede hablar con él de forma normal.

Durante este año, es Ginny la que da la idea del nombre Ejército de Dumbledore (ED) y quien toma el lugar de Harry en el equipo de quidditch cuando Umbridge le impide a él y a los gemelos jugar (por atacar a Malfoy después de que ofendió a sus madres). También reprende a Harry sin miramientos cuando él llega a considerar que está poseído por Voldemort, porque le recuerda que ella sí estuvo poseída y que, si tenía dudas, debió acercarse a preguntarle.

Ginny sigue teniendo detalles con él, como darle un huevo de Pascua a Harry y animándole a buscar una manera de que hable con Sirius, lo que al final termina haciendo gracias a que ella les pidió ayuda a los gemelos para lograrlo.

Para final de ese año, Ron le dice a su hermana que escoja un mejor futuro, mientras mira a Harry, pero ella le dice que ha comenzado a salir con Dean.

Para el libro 6, Harry busca la compañía de Ginny en el tren, ya que Ron y Hermione se han ido a realizar sus deberes de prefectos; sin embargo, Ginny le dice que ha quedado de verse con Dean, lo que le provoca fastidio a Harry y le hace darse cuenta de que se ha acostumbrado mucho a ella.

En la clase de pociones, cuando estudian la Amortentia, los olores que percibe Harry son de tarta de melaza, de palo de escoba y algo floral que le había parecido oler en La Madriguera; poco tiempo después descubre que, ese último, es el olor de Ginny.

A partir de entonces, Harry tiene ataques de celos cuando ve a Ginny con Dean, aunque no se lo deja saber a nadie, sobre todo porque le da miedo que Ron reaccione mal.

Durante un partido de quidditch, Zacharias Smith, nuevo comentarista y ex miembro del ED, pasa todo el partido atacando al equipo de Gryffindor, lo que logra que, al final del partido, Ginny se dirija a él y haga que le caigan tablones encima, ganándole un abrazo de Harry, quien trata de disimularlo al darle una palmada en la espalda a Ron.

En el siguiente partido, McLaggen deja inconsciente a Harry. Cuando se entera, por Ron, de que Ginny ha ido a verlo, se imagina a ella abrazándolo y a Ron dándoles su bendición. Posteriormente se entera por Hermione de que ella y Dean terminaron, causándole total alegría.

Durante los entrenamientos, Ginny hace muchas bromas, lo que le permite a Harry mirarla, pero sin atreverse a dar un paso más.

Cuando Hermione regaña a Harry por usar el libro del príncipe mestizo, Ginny sale en su defensa, algo de gran importancia, ya que en los libros se menciona que ambas chicas han creado un fuerte lazo de amistad y generalmente defienden las mismas posturas.

En el siguiente partido, Snape castiga a Harry, así que Ginny toma su lugar. Al llegar a la sala común, se entera de que han ganado; Ginny corre a abrazarlo, pero él finalmente la besa. Ron indica con un movimiento de cabeza que no le molesta.

Para el final del año, Harry termina con Ginny, diciéndole que no quiere ponerla en riesgo, sobre todo porque ya fue presa de Voldemort una vez. Ella le dice que nunca se rindió con él, sólo que Hermione le aconsejó salir con otros chicos, para que Harry, al ver que le ponía menos atención, por fin la notara.

Para el libro 7, mientras Harry está en La Madriguera (como cada verano), Ginny le pide que entre a su habitación y le da un beso como regalo de cumpleaños, pero son interrumpidos por Ron, quien después le dice a Harry que cuando terminó con ella, Ginny estaba destrozada y que no quiere que sigan teniendo ese contacto si no podrán estar juntos.

Durante la boda de Bill y Fleur, Viktor se muestra interesado en Ginny, pero Harry se encarga de decirle que tiene novio, aun cuando oficialmente ellos ya no están saliendo.

Mientras Harry se encuentra en la búsqueda de los horrocruxes, llega a tener noticias de Ginny, sintiéndose aliviado al saber que no ha sido capturada. A su llegada al castillo, tienen su reencuentro, donde Ginny se encarga de que Cho no se le acerque.

El final lo sabemos todos, se quedan juntos y tienen tres hijos: James Sirius, Albus Severus y Lily Luna.


Hermione Granger & Ron Weasley

Ésta es, sin duda, la pareja que más causó revuelo en la historia. Durante el tiempo en que los libros no habían sido concluidos, se murmuraba que Hermione terminaría con Harry, aunque, a partir del libro 4, fue evidente que ese camino no era el que J. K. Rowling parecía seguir.

A partir del libro 2, Ron se esfuerza por proteger a Hermione cada vez que Draco la ataca. Está, por ejemplo, la escena donde termina vomitando babosas cuando la llama sangre sucia. En la película, vemos la misma escena y como, al final, Hermione decide no abrazar Ron en el gran comedor (¿por pena, quizá?)

En el libro 3, Ron es el único que se da cuenta que Hermione oculta algo y que siempre carga más libros de lo normal.

Un cambio muy drástico con respecto a la película, es la escena donde Snape está preguntando sobre los hombros lobo y Hermione responde. En la cinta, Ron está de acuerdo cuando Snape la llama «insufrible sabelotodo», sin embargo, en el libro, él sale a su defensa diciendo: «Usted nos ha hecho una pregunta y ella le ha respondido. ¿Por qué pregunta si no quiere que se le responda?».

En ese mismo año, tanto Ron como Harry le retiran el habla a Hermione, pero cuando se enteran de que Hagrid perdió en el caso de Buckbeak, Ron se ofrece a ayudarle a buscar una apelación al caso, logrando que ella comience a llorar y se reconcilien.

Adicional, en la película 3, Hermione le toma la mano a Ron cuando Harry está frente a Buckbeak y lo abraza cuando se lleva a cabo la ejecución.

En el cuarto libro, vemos destellos de celos en Hermione cuando Ron se fija en Fleur y también descubrimos que Ron nota hasta pequeños detalles en ella, en este caso, que los dientes de Hermione son más pequeñas después de que un hechizo le rebotara y se los hiciera crecer descomunalmente.

Cuando Ron sabe que Hermione va al baile con Viktor, la riñe, poniendo de pretexto que es enemigo de Harry, aunque él dice que no le molesta. Después de la falta de ayuda de Harry, tenemos este diálogo:

—¿Qué te pasa? —Si no lo sabes, no te lo voy a explicar —replicó Ron mordazmente.

Cuando el baile termina, Ron y Hermione discuten en la sala común, sin gritos o lágrimas de por medio, sólo ella diciéndole que, para la próxima vez, la invite primero y no como último recurso.

Durante el curso siguen los dilemas entre ellos, Hermione se molesta cuando Fleur le da un beso de agradecimiento y Ron es realmente insistente en saber qué contestó Hermione cuando Viktor la invitó a pasar el verano con él en Bulgaria, después de que Rita Skeeter publicara que ella dejó a Harry por Krum.

Durante el año 5, en las películas no vemos pizca de algún sentimiento entre ellos, aunque en los libros tenemos destellos: Ron molesto al saber que Hermione se escribe con Viktor y cómo Hermione le desea buena suerte a Ron en su primer partido dándole un beso en la mejilla.

En el año 6, cuando van hacia las pruebas, Hermione se molesta cuando Ron le sonríe a Lavender y se va a sentar sin desearle buena suerte. Sin embargo, cuando Ron es elegido, le dice que ha estado fenomenal, haciendo que Lavender se retire, enojada.

Para la fiesta de navidad, Ron le pregunta a Hermione si planea llevar a McLaggen, a lo que ella le responde que pensaba llevarlo a él, pero si quiere que ligue con McLaggen, no tiene problema; Ron se defiende diciendo que no era lo que quería decir.

La invitación no se concreta, ya que después de que Ginny le dijera a Ron que Hermione besó a Viktor, él se comporta cortante y hasta un poco grosero con ella: Le dice que deje de mangonear cuando ella le pide que no tome el jugo que le dio Harry (pensando que tiene el «Felix Felicis») y cuando se da cuenta de que lo hizo por su propio mérito, él le echa en cara que pudo lograrlo solo. Esas actitudes logran que Hermione se vaya casi al borde de las lágrimas, porque no tiene idea de por qué Ron la trata así.

Después del ataque de las aves de Hermione, Ron le comenta a Harry: «No tiene derecho a quejarse, porque ella se besaba con Krum».

En una ocasión, estando en el comedor, mientras Ron se besa con Lavender, escucha cómo Hermione dice que irá a la fiesta con McLaggen, logrando que él se detenga; Hermione continúa hablando, y hace en que le gustan los jugadores de quidditch que son buenos.

Tiempo después, dejando de lado los piques que se hacían mutuamente, comienzan a convivir de forma normal nuevamente. Cuando Hermione le ayuda a corregir su trabajo, Ron le dice que la adora, a lo que ella le contesta que no debe dejar que Lavender lo escuche; él dice que sería mejor que lo hiciera, para que lo termine.

Al final de ese año, Ron abraza a Hermione mientras llora en el funeral de Dumbledore.

En el año 7, una vez que han sacado a Harry de Privet Drive, Hermione llora por la muerte de Ojo Loco y luego al contarles que hizo olvidar a sus padres que tienen una hija; Ron la abraza para consolarla.

A diferencia de la película, donde Ron permite, de nuevo, que sea Viktor Krum quien baile con Hermione en la boda de Bill y Fleur, en el libro, Ron le hace un cumplido a Hermione en cuanto llega y más tarde la invita a bailar, alejándola de la mesa donde también está sentado Viktor (cumpliendo los deseos de Hermione del cuarto año, en el que le pidió que fuera el primero en invitarla).

Durante su búsqueda con los horrocruxes, los momentos “románticos” no pasan a menudo, pero sabemos que tienen sentimientos uno por el otro. Por ello, cuando el guardapelo intensifica los celos de Ron y decide marcharse, Hermione se queda totalmente devastada, llora por las noches y se dedica a tratar de ayudar a Harry, aunque casi mecánicamente.

En la mansión Malfoy, cuando son capturados y Bellatrix tortura a Hermione, Ron se pone como loco, gritando y pidiendo que lo torturen a él en su lugar. Esto en la película se ve bastante más atenuado.

Ya en Hogwarts, en la película escuchamos que Ron grita que Hermione es «su novia» y tienen su primer beso después de haber destruido la copa.

Sin embargo, en el libro, cuando van a buscar a Harry a la sala de los menesteres, Ron le dice a Hermione que tienen que avisarles a los elfos domésticos que escapen, para que no se sacrifiquen debido a la batalla. Hermione suelta los colmillos de basilisco (que llevaban para destruir la tiara de Ravenclaw) y besa a Ron. Este punto es muy importante, ya que muestra que Ron recuerda lo importante que son los elfos para ella, después de haber luchado por la igualdad de sus derechos.

Después de la batalla, sabemos que ellos oficialmente comenzaron a salir y terminaron por casarse y tuvieron dos hijos: Rosa y Hugo.


EL TAN ESPERADO FINAL

El final causó un halo de decepción, por lo menos para la mayoría de los fans, ya que la personificación de ellos 19 años después dejó mucho que desear. Además, se enfoca sólo en el temor de Albus Severus de ser seleccionado para Slytherin.

En el libro, tenemos datos que nos ayudan a saber más sobre el final de los personajes: Neville se convirtió en profesor de Herbología en Hogwarts; Victorie Weasley y Ted Lupin están saliendo; Draco saluda al trío en los andenes y Ron motiva a sus hijos a ser mejor que el hijo de Draco, ganándose una reprimenda de Hermione, aunque en realidad dejaron de estar en guerra con él desde mucho tiempo atrás.

Son detalles pequeños, pero que dieron un plus al cierre de la historia y que se hubieran valorado de mencionarse en la película.

Así terminamos de mostrar las diferencias entre libros y películas. Aún hay muchos detalles que se quedan fuera, pero que son aleatorios durante la historia y que vale la pena encontrarlos durante la lectura.

Así que, si no has leído los libros, ¿qué esperas para comenzar?

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Falling